viernes, 27 de mayo de 2011

Palabra que florece


Más que imaginación
la palabra crea
y en matices colorea
azul violeta en el corazón

Crea flores de la nada
transforma el plomo en oro
crea un astro
y ramas de jacarandá

Un prístino jardín
de dalias y orquídeas
que nace del hálito de las palabras

apacible aire cual fénix sin fin

Copyright © Irvin Guiovvani García González

miércoles, 4 de mayo de 2011

El olvido no olvida.

Recuerdo de los recuerdos entre ventanales

empañadas de soledad y un sol

que apenas y calienta en un verano frío.


Un café sin azúcar

la perfección imperfecta de sabores

agridulces, sabanas sin olores

y una cama perfectamente tendida.


Noches entre velas,

un cigarro consumiendo tal cual

nuestro corazón y a su ves que fallece

la pasión, unas canciones sin sonido,

así como un escrito sin sentido.


Una ansiedad por el olvido

con recuerdos que atormentan

diciendo que el olvido no olvida.

y el tiempo en destiempo,

horas sin minutos y minutos sin segundos

cómo yo sin ti.

Copyright © Irvin Guiovvani García González

martes, 26 de abril de 2011

Veneno de Memoria

Un desierto de olvido susurro inmortal de serenidad, milenario como un anciano con cabellos blancos como la nieve, que ríe en su interior apacible y silenciosamente.


Oscuro terciopelo implacable, reluciente y liviano que cae en el tiempo eterno formando así su baile con gran placer, música, unas horas y vino fino en el restaurante de escorpiones con veneno de memoria, olor a vino y una gritería de recuerdos en la sala de baile, frenética música de olvido y una mesa servida de momentos imposibles, promesas inconclusas gritos sin darse, lágrimas sin salir, pálidos rostros, cuerpos sin fundirse en uno; Y un elegante vino de gran cosecha de besos, como para tomarse una copa ó dos, para continuar y huir a un ardiente deseo de vivir.


Más se amontona el asco, el dolor, el olvido y el recuerdo, el ocaso cae y las flores mueren, se marchita el corazón y fallece la ilusión y una vehemente desesperación por tonto y creído sueño. Con ganas de morir, con un corte firme y frío en la propia carne.


Copyright © Irvin Guiovvani García González

lunes, 1 de noviembre de 2010

Tonto intento

Con un tonto intento
déjame borrar mi desatento
con un simple aliento o viento
miento al tiempo incompleto
en el que no estas

Te cantare como un tonto mimo
que no canta ni habla
más transmite en silencio
un poco tanto cuando esta contento

Así como en la mañana el
viento invento el pretexto para
traerte aquí o mejor cuando
estamos en la cama los dos

Con esta carta de silencio
un tanto tonta y rimas
demás que te amo en espiral
como un caracol sin mirar atrás
que te amo con locura
y a veces con cordura
que por ti vivirá en la basura

¡Vamos que te reirás de mis tonterías
de mis rimas de alegría que te regalo
al medio día, con un beso déjame,
vamos más allá y un tanto acá
o con un chiste recordarte
déjame abrazarte
unir nuestros cuerpos
y penetrarte
y convertir nuestro amor en una obra de arte!

Copyright © Irvin Guiovvani García González

jueves, 30 de septiembre de 2010

Conversión

- De la noche a la mañana dejé departicipar en las juergas y correrías nocturnas. De nuevo podía estar solo.

- Recobré el gusto por la lectura, por los largos paseos.

- Esta súbita conversión me hizo blanco de todas las burlas. Pero ahora tenía algo que querer y venerar; tenía otra vez un ideal, la vida volvía a rebosar de intuiciones y misteriosos presagios; y aquello me inmunizaba. Volvía a encontrarme a mí mismo,
aunque como esclavo y servidor de una imagen venerada.

No puedo recordar aquel tiempo sin cierta emoción. Otra vez intentaba reconstruir con sincero esfuerzo un «mundo luminoso» sobre las ruinas de un período de vida desmoronado. Otra vez vivía con el único deseo de acabar con lo tenebroso y malo en
mi interior y de permanecer por completo en la claridad, de rodillas ante unos dioses.

Al menos, el «mundo luminoso» de ahora era mi propia creación; ya no trataba de refugiarme y cobijarme en las faldas de mi madre y en la seguridad irresponsable. Era un nuevo espíritu de sumisión, creado y exigido por mí mismo, con responsabilidad y disciplina. La sexualidad bajo la que sufría y de la que siempre iba huyendo, se vería purificada en este fuego y convertida en espiritualidad y devoción.

Autor: Hermann Hesse

Libro: Demian

Año: 1919

viernes, 17 de septiembre de 2010

Ni cantante, ni poeta...

Hoy ni poeta

ni cantante

tampoco sueño

ni divago


Hoy tu ausencia no se llena con el viento

hoy las flores, son flores y nada más

los sueños, sueños son y no hay vuelta atrás.


Hoy el extrañarte no lo cura una promesa

mis labios pierden sus colores

mi mente pierde todo, y todo da igual

hoy las palabras de aliento sobran y me van

como las notas muertas de alguna guitarra desafinada,

hoy no soy nada sin ti


El regresaré no cubre la ausencia, ni la falta de tu aliento,

tampoco el viento trae tu nombre a mi oído,

las estrellas no son tus ojos, ni las olas que van y vienen

son el vaivén de tus caderas


Hoy mis manos no se enredan en tu cabello

y siento que me pierdo

hoy pierdo todo, por que eres todo para mi

sé que regresaras, pero hoy,

hoy no es un buen día

quizá dentro de pronto

me regrese la alegría

miércoles, 15 de septiembre de 2010

...Historia

Esto que te prometo




Más que promesa




Es una proeza




Estos poemas, más que poemas




Más bien son teoremas,




Teoremas que te grito




Con mi último aliento




Que no te vayas




Ni te quedes;




Solo, solo…




... Que está historia se siga escribiendo



Nota I

"Tener sexo es fascinante, hacer el amor es indescriptible; Dejar de soñar con tocar el cielo, lograr tocar el cielo y seguir soñando, encontrar una montaña rusa de emociones y sensaciones, que van desde la cabeza hasta la entre pierna, hasta quedar rendidos en el corazón, pasar entre la altura de sus pechos y llegar hasta el filo de sus besos, quedar muertos por segundos y revivir entre su sexo"

Destino III

“Y entonces te busqué y te busqué en una noche como hoy en aquel viejo desierto, donde las piedras me hablaban de deseo y las nubes me hablaban de lágrimas, te busque tratando de poseer tú desnudes te busque para regalarte más de tres deseos trate de encontrarte para poder escribir mi destino con otro tipo de tinta con un mejor final.

Te busque para mentirte y amarte para recordarte y olvidarte, para encontrar a alguien y ser parte de la poesía de la vida misma, así poder decirte que te ame entre el cielo dónde aguarda lo divino, dónde se me revelo que eras tu mi destino”

viernes, 30 de julio de 2010

Entre la memoria y el olvido.

Grita el corazón con desvelo y en desgana, cual fuera el olvido del hombre en las memorias de visiones lejanas, el olvido, olvido al hombre, pues cual difícil es durar en la memoria del olvido.

¡Más, sí Sabina tiene razón!

¡Ojalá qué no tenga que elegir entre el olvido y la memoria!


- O tener que entrar a clases de amnesia, entre calvarios de ausencia teñidos por la ignota sombra de la soledad.

En el día o de noche con pianos de reproche, con los atroces recuerdos de una pasión bajo la lluvia y el asombro por la indiferencia, las lealtades y las traiciones, las libertades entre cadenas entre el olvido y el recuerdo...

- Y un apartamento que se hunde entre niebla y humo de cigarro, un harén balsámico de desánimos, pánico y rencores con un nido de ángeles que albergan veneno de nostalgia


La penuria de un amor sin labios y unas manos sin cuerpo huérfanos del alma más sin embargó amantes de la pálida vergüenza y náufragos entre los recuerdos de promesas inconclusas.


Entre la memoria y el olvido la soledad se siente acompañada.



I. G.

Copyright © Irvin Guiovvani García González


Destaques

.
Se ha producido un error en este gadget.

wibiya widget